Mitos sobre el insomnio

Mitos sobre el insomnio

Mucho se dice sobre el insomnio y sobre las técnicas para vencerlo. Por este motivo, ECI Emergencias Médicas Mendoza revela algunas verdades sobre falsas creencias del buen dormir y consejos para descansar mejor.

Despertarse durante la noche es malo y anormal

Un adulto sano puede despertarse varias veces durante la noche. De hecho, creer que uno no debe despertarse puede propiciar un estado de ansiedad que a su vez puede perjudicar el sueño. Las claves para no obsesionarse son evitar mirar el reloj y concentrarse en respirar profundamente.

Se puede recuperar el sueño perdido después

Se dice que el sueño perdido es una deuda que tarde o temprano debe pagarse. Sin embargo, no se trata de ponerse al día con ese retraso de sueño que se arrastra. No se soluciona con levantarse tarde y dormir siestas eternas: con ello, lo único que se consigue es alterar la próxima rutina de sueño.

Por este motivo se aconseja una siesta adecuada para no perjudicar el sueño nocturno. Lo ideal es hacerla inmediatamente luego de comer y cortarla a los 15 o 20 minutos. No se trata de la siesta en sentido tradicional, sino una manera de descansar profundamente.

El alcohol ayuda a dormir

Absolutamente falso, por más generalizado que esté: el alcohol, como ya sabemos, afecta a todo el organismo, sueño incluido. Si se bebe en exceso, propicia un sueño errático.

El ejercicio físico da sueño

Si bien la actividad física permite dormir mejor, esta tampoco debe realizarse al final del día: el cuerpo precisa enfriarse para conciliar el sueño. En tanto, el yoga y los ejercicios de respiración sí son buenos aliados. Disminuyen el estrés y la ansiedad y relajan la tensión muscular.

Una mala noche afecta al rendimiento

No hay que preocuparse por una mala noche, es decir, por una sola. Sí es posible que genere cierto cansancio al día siguiente, pero en realidad las malas noches tienen un efecto mínimo en el rendimiento.

El insomnio tiene causas genéticas y psicológicas

Los antecedentes familiares se deben en mayor medida a conductas perjudiciales y heredadas que a un mensaje escrito en el ADN. Por otro lado, aunque el insomnio tiene componentes psíquicos, no es exclusivamente un problema mental, ya que puede originarse por una enfermedad, efectos secundarios de medicamentos, dolor o apneas del sueño. El insomnio no tiende a desaparecer por sí solo, sino a mantenerse. En tanto que hay factores predisponentes y desencadenantes, siempre es importante consultar.

El cuerpo se acostumbra a dormir menos horas

No podemos entrenar al organismo a necesitar menos horas de sueño. Tampoco podemos esperar que por pasar más tiempo en la cama llegará mágicamente el sueño. El límite, indican ciertos especialistas, es de 20 minutos. Si no se logra conciliar el sueño en ese periodo, aconsejan salir de la habitación y regresar recién cuando se sienta somnolencia. Lo de la ovejas no sirve: es mejor levantarse y hacer algo manual o realizar técnicas de imaginería, como por ejemplo imaginar en detalle objetos concretos.

adminMitos sobre el insomnio