La salud mental es mucho más que la ausencia de enfermedades y discapacidades

La salud mental es mucho más que la ausencia de enfermedades y discapacidades

Este año, los juegos olímpicos acabaron por coronar a la salud mental como uno de los principales temas a atender en el presente y en el futuro. “Físicamente estoy bien; mentalmente, no. No confío en mí misma y no me estoy divirtiendo. Quiero concentrarme en mi bienestar”, reconoció la fantástica gimnasta Simone Biles. Sus sencillas pero precisas palabras para expresar su dolor nos demostraron, junto con las de otros deportistas de élite, el estado general en el que nos encontramos. Es por esto que, este 10 de octubre, Día Mundial de la Salud Mental, ECI Emergencias Médicas Mendoza invita a pensar cómo podemos ser más cuidadosos con nuestra salud mental, entendiendo que la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. Y que, además, la salud mental está determinada por múltiples factores socioeconómicos, biológicos y medioambientales. La pandemia, el aumento del uso de las redes sociales y los intereses de estas tienen efectos directos sobre ella.

ap, cotizá tu área protegida en mendoza, área protegida para tu negocio, protegé a tus clientes mendoza,Salud mental y redes sociales

«Estamos viviendo la vida para mostrarla en las redes», asegura Santiago Bilinkis en su charla TED titulada «Cómo nos manipulan en las redes sociales». Según el el tecnólogo y economista, en las redes buscamos calmar la angustia pero lo único que obtenemos es más angustia, «como las bebidas azucaradas que dan más sed», compara. En su libro Guía para sobrevivir al presente, hace una analogía similar, entre el consumo de comida chatarra y las redes sociales. Para este experto, la gente ya tiene una gran conciencia de los temas alimenticios. Conocemos los efectos de una mala nutrición. Sin embargo, los del contenido digital, todavía no. Así como nuestro cuerpo está hecho de lo que comemos, nuestra mente está hecha del contenido digital que consumimos, propone el autor. Para Bilinkis, aún no tenemos la misma conciencia de que Internet está lleno del equivalente digital de la comida chatarra.

La adicción positiva

Por ese mismo motivo le preocupó tanto una campaña publicitaria de un canal de series con el eslogan: «si es adictivo, está acá». «¿En qué otro contexto alguien podría usar la palabra adicción como un atributo positivo?», se pregunta. Su respuesta es que, en lo digital, la palabra adicción todavía tiene una connotación positiva: parece algo cool o divertido. Otro motivo de preocupación es una de las categorías de Netflix: «series para mirarte infinitos capítulos». «Tenemos que cambiar el chip porque la adicción es mala en cualquier contexto», invita.
Bilinkis recuerda que antes, los contenidos que consumíamos tenían principio y fin. «La dependencia a las pantallas que las grandes corporaciones tecnológicas generan es funcional a sus negocios, pero muchas veces va en contra de los intereses de los usuarios, incluso en detrimento de su salud. Esta es la primera vez que una herramienta, apenas comenzamos a usarla, empieza a usarnos a nosotros”, reconoce.

eci emergencias, salud mental, redes sociales, eci emergencias medicas mendozaEl rol de los sesgos cognitivos

Las redes se aprovechan de las “vulnerabilidades de la mente”. El problema, dice Bilinkis, es que nuestra mente está fantásticamente adaptada, a través de un proceso evolutivo de miles de años, a un mundo que no tiene nada que ver con este. Poner a nuestros cerebros a operar en el mundo presente genera un montón de conflictos, conocidos como “sesgos cognitivos” y que son errores en el programa: siempre que enfrentemos nuestra mente a determinadas situaciones, esta decidirá predeciblemente mal. Por estas fallas sistemáticas que tiene nuestra mente, solemos tomar decisiones de manera irracional y, frecuentemente, equivocada.

Claves para proteger nuestra salud mental

La fragilidad de nuestra autoestima es lo que nos a querer ver cómo es la vida de los demás e impactando a los demás con nuestra imagen. Así es como nos pasamos horas y horas en las redes. Sin embargo, no se trata de ninguna novedad, sostiene Bilinkis. La revista ¡Hola! existe hace 50 años. La gente ya se interesaba en la vida de los famosos desde ese entonces. Pero el acceso a una revista era más limitado y además, y esto es lo importante para Bilinkis, la revista se terminaba. «Ahora el flujo es infinito y martilla ahí donde tu sesgo martilla más y más y más», advierte. El contenido de las redes sociales, a diferencia de la revista, no se acaban nunca y nosotros estamos muy mal preparados para lidiar con situaciones donde el contexto no nos pone límites, señala.
Una de las cuestiones que más afectan nuestra autoestima es la búsqueda de la perfección. Como afirma Marcelo Roffé, especialista en salud mental y resiliencia en el deporte, «La perfección no existe, la excelencia sí. Lo que hay que buscar es la excelencia». ¿Y cómo se logra? Poniendo metas de desempeño y no de resultado, ya que este es una mera consecuencia. Cuando nos enfocamos en los resultados, merma nuestro rendimiento y dejamos de disfrutar.

Camila BalterLa salud mental es mucho más que la ausencia de enfermedades y discapacidades