Golpe de Calor

¿Cómo cuidarse del golpe de calor?

Por  Dr. Sergio Saracco

CALAMBRES POR CALOR

Ante los golpes de calor, los calambres por calor son conocidos por su alta frecuencia, presentándose generalmente durante el transcurso de un esfuerzo
físico prolongado que exige una profusa sudoración. Los grupos musculares mas utilizados son sin duda los
primeros en verse afectados. No es necesario que la temperatura ambiente sea muy elevada para que se
produzca este mal. Esta afección es debido probablemente a la gran pérdida de líquidos, acompañado de
una disminución de sodio y cloro en la sangre. Cuál es el tratamiento para el calor en verano: reposo acompañado de una buena rehidratación oral y una completa reposición de las sales perdidas.

 

INSOLACIÓN

La insolación se presenta siempre después de la exposición a temperaturas elevadas, la mayoría de las
veces acompañada de un sol intenso, pudiendo presentarse tanto en reposo como durante un esfuerzo
físico. El afectado comienza a sentir en forma progresiva, pérdida del apetito, fatiga, postración, náuseas,
dolor de cabeza, vómitos y dolor abdominal, acompañado de «sudoración fría» precedente a la pérdida de
conocimiento.
Tratamiento: retirar inmediatamente al enfermo del sol, acostarlo en un ambiente fresco, con las piernas
elevadas. Si la víctima está consciente, administrar líquido por vía oral y tratar de reponer las sales
perdidas.
Es recomendable 12 horas de reposo, por lo menos, para luego reemprender una actividad discreta, previa
evaluación del médico.

GOLPE DE CALOR

Es el accidente más grave debido al calor. Esta afección se caracteriza por la suspensión de cualquier tipo
de sudación.

El golpe de calor es más frecuente en las personas mayores por la presencia de patologías de base que
favorecen su aparición como la insuficiencia cardiaca, diabetes, obesidad, cirrosis, etc., como también
durante las prácticas deportivas bajo temperaturas elevadas y alta humedad ambiente.

No es necesaria para su aparición, la exposición directa al sol.
Los signos premonitorios del golpe de calor se identifican con los de la insolación comenzando con vértigos,
postración, cefalea, vómitos, palidez y dolor abdominal, seguidos de pérdida de conocimiento de aparición
brusca. Acompañado de una elevación de la temperatura corporal por encima de los 40º C, encontrándose
la piel caliente y seca.
Es importante reconocer esta enfermedad ya que es una urgencia médica, requiriendo atención temprana.
Tratamiento: disminuir la temperatura corporal lo más rápidamente posible, bañando al paciente con agua
fría o bien cubriéndolo con sábanas mojadas con agua helada, frente a un ventilador, de ser posible. Con
éstas técnicas se debe conseguir que descienda la temperatura rectal por debajo de los 37º C.
Siempre llame al Servicio de Emergencia para un mejor tratamiento.

PREVENCIÓN

• Procure una buena hidratación los días de mayor calor (el exceso de líquidos apoya la resistencia al
calor).
• Use ropas livianas y sueltas, que facilitan la sudoración.
• Los días calurosos y húmedos realice las prácticas deportivas preferentemente por las mañanas,
cuando la temperatura es más agradable.
• Si sale a corre en verano, procure una buena hidratación previa, tomando 300 cc. de líquido 10 minutos
antes de comenzar y tomando durante la actividad, unos 250 cc. cada 3 ó 4 Km recorridos, de
soluciones que contengan glucosa y sales.
• Los días muy cálidos bañe a los niños varias veces al día, manténgalo lejos del sol y libre de ropas.

Los ancianos deben reforzar su hidratación, insista.

Golpe de Calor