¿Existen las amistades tóxicas?

«Al amigo no lo busques perfecto, búscalo amigo», reza una de las frases más célebres sobre la amistad. Pero, ¿qué hacemos con esos vínculos en los cuales muchas veces nos cuesta reconocer la amistad? ¿Existen las amistades tóxicas o, simplemente, esas personas no son nuestras amigas? ¿Cómo puedo darme cuenta de que un vínculo amistoso dejó de ser (o nunca fue) sano?
La verdad es que jamás escuchamos hablar a nuestros abuelos o padres sobre la toxicidad de sus amistades. Si bien puede parecer una moda pasajera, la verdad es que se trata de una situación o característica que genera gran sufrimiento en muchas personas. Es que, por lo general, se trata de vínculos importantes. De hecho, ese es el motivo por el cual se mantiene una amistad tóxica, aunque nos genere dolor. Cortar la relación con esa persona, también, duele. Si no nos importara, nos podríamos alejar fácilmente. Pero no es así. Y, como es gente querida, nos cuesta reconocer que el vínculo no es sano.
No existen personalidades concretas que desencadenen este tipo de problema: se genera en la relación misma. Y no siempre es algo consciente y voluntario: muchas veces las personas involucradas ni siquiera lo perciben.

emergencias médicas mendoza,Alimentos y nutrientes: la locura por los “reemplazos”,test covid19, alergias, otoño en mendoza, alergias en mendoza, mendoza alergia, rcp, medicos mendoza, medicos en mendoza, mendoza médicosel desayuno perfecto, covid19 mendoza, coronavirus mendoza,reir, saber reir, saber esperar, coronavirus, mendoza, coronavirus mendoza, para qué sirve la lavandina, emergencias medicas mendoza, cancer, viajar con bebés, 10 consejos para viajar con bebes, bebes, viajo con bebes, viajar con niños, cancer de prostata, cancer de prostata mendoza,eci emergencias, planes personales eci, eci emergencias, emergencias medicas mendoza,Cómo reconocer amistades tóxicas

Cansancio. Probablemente este sea el síntoma predominante. Si sentimos que perdemos interés y nos causa ansiedad, tristeza o frustración, entonces debemos preguntarnos por qué mantenemos un vínculo que debería aportarnos, al menos la mayor parte del tiempo, alegría y bienestar.

No celebran nuestros logros. Si son indiferentes o se distancian ante nuestros logros o alegrías, entonces habría que replantearse qué tipo de vínculo estamos construyendo.

Actitud demandante. Las amistades tóxicas se caracterizan por peticiones constantes de demanda afectiva, emocional o económica. Esta dependencia dificulta el famoso «decir no».

Sentimiento de culpa. Otro rasgo tóxico es el de la culpa. Una amistad sana no debería generar este tipo de sentimiento. Deberíamos sentirnos acompañados, escuchados y comprendidos.

Crear en vez de solucionar problemas. Las amistades tóxicas tienden a crear conflictos en lugar de ayudarnos a resolverlos.

Críticas constantes. Ya sean directas o indirectas, los amigos tóxicas suelen juzgarnos y herirnos con sus críticas en vez de sugerirnos cómo ser mejores.

Falta de confianza. Dudamos si contarle o no algo. Desconfiamos sobre lo que pueden hacer con esa información.

La amistad forma parte de nuestra salud. Cada vez más estudios científicos demuestran la necesidad y la importancia de los amigos. Es normal afligirnos en una amistad en alguna ocasión, pero estos momentos no deberían ser los predominantes. Las claves son el bienestar y la reciprocidad: ¿puedo contar con mis amigos y ellos pueden contar conmigo?

Camila Balter¿Existen las amistades tóxicas?