Consejos para comenzar a meditar

Consejos para comenzar a meditar

 

Para algunas personas, la idea de sentarse a meditar suena más descabellada que sentarse a trabajar frente a una computadora durante 8 horas por día, de lunes a viernes. ¿Por qué creemos que la meditación consiste en una actividad difícil, destinada solamente a algunos iluminados capaces de permanecer quietos, tanto física como mentalmente?

Quizás sea por nuestra cultura occidental, que prioriza el movimiento constante, que castiga el ocio o la inactividad, que hace que estemos preocupados por nuestro futuro y que recordemos nuestro pasado. Por lo general, no vivimos en el presente, tal vez porque sea el más efímero de los tres tiempos que creemos percibir.

Sin embargo, la meditación es realmente una actividad que cualquiera puede realizar, a pesar de que al principio, como casi todo lo que emprendemos, puede resultar difícil o tedioso. A continuación, ECI Emergencias Médicas Mendoza presenta algunos consejos para iniciar esta maravillosa práctica que, según se ha demostrado, trae muchos beneficios.

eci emergencias, planes personales eci, eci emergencias, emergencias medicas mendoza, área protegida, área protegida mendoza, mendoza área protegida, cotizar emergencias mendoza

Consejos para empezar a meditar

Pero, ¿cómo se medita? Lo cierto es que esta práctica adopta distintas formas y se puede hacer a partir de diferentes ejercicios: sentir el propio cuerpo y la respiración, observar cómo pasan los pensamientos.

Como ya dijimos, la idea de que la meditación exige sacrificio o esfuerzo es errónea: simplemente consiste en encontrar el tipo de meditación más apropiado para cada uno y no olvidar que no se trata de torturarse, sino todo lo contrario.

  1. Simplemente respirar

La respiración nos permite percibir el nexo entre el cuerpo y la mente. Conectarnos con ella nos sitúa en el momento presente. Podemos empezar simplemente por observarla, prestando atención a nuestra nariz y a cómo nos imaginamos que entra el aire por ella y hacia dónde se dirige, y fijarnos en notar cómo sale.

  1. No agobiarse

Cuando estamos empezando, no es aconsejable alargar las prácticas. Conviene hacerlo en periodos de tiempo cortos, integrados en la rutina del día a día. Entre cinco y diez minutos es suficiente, e incluso podríamos empezar por hacerlo solo durante un minuto.

  1. Comodidad

La comodidad es esencial. Para empezar, es necesario encontrar un sitio sereno y tranquilo, con luz tenue, donde no seamos molestados y podamos encontrar una postura cómoda. Una vez que estemos más entrenados, podremos meditar en cualquier momento y lugar.
La postura de meditación es simplemente la postura de sentado, con la columna bien erguida, pero sin forzar.

  1. No existe el fracaso

Claro está que lo más natural es que nos desconcentremos y debamos redirigir nuestra atención constantemente. Es importante comprender que esto forma parte del proceso y no dejarnos desanimar, sin juzgarnos ni recriminarnos por ello. Se trata simplemente de reconducir la mente: tantas veces como se desconcentre, tantas veces habremos de redirigir la atención a aquello que nos hemos propuesto. Eso ya es estar meditando.

 

meditar, cómo empezar a meditar, cómo medito, como meditar, meditación activa, eci, eci emergencias, emergencias médicas mendoza, mendoza emergencias, médicos mendoza, medicina en mendoza, salud en mendoza, pediatras en mendoza, pediatras de mendoza, servicio a domicilio de salud, salud a domicilio en mendoza, la salud en mendoza, cómo cuidarse del stress en Mendoza,

adminConsejos para comenzar a meditar