Cómo recuperar el olfato tras el covid

Cómo recuperar el olfato tras el covid

Recuperar el olfato está siendo difícil para algunas personas que transitaron el covid-19. La infección causada por este coronavirus suele provocar no solo la pérdida parcial o total del olfato, sino también su distorsión. Este último tipo de secuela se llama parosmia, es decir, una alteración de la percepción de los olores.
Lo más incómodo para estos pacientes no es oler distinto, o sea, percibir un olor distinto al que recordaban, sino que suelen ser olores desagradables. Afortunadamente, la mayoría logra recuperar el olfato en pocos días. Y los que no, tienen muchas posibilidades de conseguirlo a través de un sencillo entrenamiento.

No entrar en pánico

La parosmia es, en realidad, algo hasta positivo: indica que se están haciendo nuevas conexiones, a través de la regeneración del tejido olfativo. Lo ideal es empezar la rehabilitación sin esperar que la mejora será inmediata. Hay que prepararse para un tratamiento extenso, pero sin desanimarse, porque es posible recuperar el olfato pero no volver a oler exactamente como antes.
La pérdida o distorsión del olfato impacta a nivel emocional e identitario. Este sentido nos brinda una profunda conexión con nuestro entorno. Por eso puede ser doloroso no reconocer aromas familiares o sentir náuseas al sentarnos a comer nuestro plato favorito.

Cómo recuperar el olfato tras el covid 1Rehabilitación del olfato

La rehabilitación es efectiva porque el sistema olfatorio tiene una extraordinaria capacidad de regeneración. Este tipo de actividades apuntan a ayudar al cerebro a volver a realizar las conexiones correctas. El entrenamiento consiste en olfatear, al menos dos veces al día, durante unos 20 segundos, distintos olores.
Pueden ser aceites de frutas, flores como rosas, menta, peperina, lavanda, tomillo, limón, eucalipto o clavo de olor. Lo mejor es colocar unas 40 gotas en un frasco oscuro, con algodón o papel. También se pueden preparar frascos con café de máquina, jabón en polvo, orégano, o chocolate cortadito.
Con un estímulo repetido, se empieza a identificar y a discriminar los olores. Para ello es indispensable concentrase y evocar recuerdos. Y estar atentos a cualquier mensaje olfatorio percibido, aunque no sea el esperado.

¿Por qué se pierde el olfato?

La verdad es que la ciencia sabe poco del olfato. Una de las hipótesis de este tipo de secuela es que el cerebro, producto de la infección del coronavirus, se confunde. En otras palabras, las neuronas receptoras olfativas, en lugar de estar conectadas para que un limón huela a limón, divagan un poco y no se conectan de forma correcta.

Camila BalterCómo recuperar el olfato tras el covid