El Alcoholismo en los jóvenes: el drama del alcohol a temprana edad

Qué hacer ante una intoxicación alcohólica

El alcohol es la droga más popular y de mayor consumo entre jóvenes y adultos. Sustancia legal incorporada en el patrón alimentario, que cuando se consume en exceso y en particular por personas muy jóvenes, puede provocar trastornos severos de la salud y propiciar conductas de riesgo.

El último informe del Observatorio Argentino de Drogas, realizado en 2015, refleja una realidad alarmante en relación al consumo de alcohol por adolescentes. En Argentina los niños comienzan a beber alcohol a los 13 años de edad promedio. Según el análisis del consumo de alcohol en población escolar realizado por la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR) en 2016, se extrae que en Mendoza, el 39,4% por ciento de los estudiantes de 14 años o menos, reconoce haber tomado alcohol en el último año, porcentaje que asciende al 82,7% en el caso de los que tienen 17 años o más. Asimismo, el patrón de consumo de bebidas alcohólicas en forma de «atracón» (cuando se toman 5 tragos o más en una misma ocasión de bebida alcohólica*), conocido también como consumo abusivo o binge drinking, se da en casi el 50 por ciento de estos jóvenes estudiantes, que reconocen haber abusado del alcohol en las últimas dos semanas.

Se destaca además, que tanto hombres como mujeres, consumen alcohol y se emborrachan en igual medias y proporción.

* (Un trago = 10 gr alcohol = una Unidad de Bebida Estándar-UBE)

¿Por qué consumen alcohol los jóvenes?

Por lo mismo que los adultos. No tanto por el sabor sino por el efecto. Consumen alcohol para sentirse más divertidos, locuaces y sociables. Los efectos del alcohol sobre el sistema nervioso central, provoca en ellos una sensación de agradable euforia y desinhibición, con alivio de estados emocionales desagradables, como: ansiedad, fobias, insomnio, mal humor, depresión e inseguridad, efectos que a su vez juegan un rol fundamental a la hora de generar habitualidad y dependencia.

Las personas en busca de estas sensaciones agradables y placenteras, beben sin darse cuenta que junto a los efectos buscados, se asocian de otros no deseados, como dolor de cabeza, estómago, vómitos, diarreas, deshidratación y diversas alteraciones motoras, que se caracterizan por dificultad para hablar, caminar y/o conducir vehículos, entre otros, que suelen terminar, en caídas, golpes y lesiones de diversa magnitud y gravedad.

El alcohol por su acción psicoactiva, favorece los conflictos con el entorno inmediato, los que se ven incrementados y agudizados, por su efecto directo sobre el control de impulsos, la reactividad a estímulos, la flexibilidad cognitiva y el juicio crítico, que en su conjunto conllevan a situaciones de violencia no queridas, como son las agresiones físicas y peleas, que suelen terminar en largos procesos judiciales. Además de potenciar conductas de riesgo como conducir vehículos descuidadamente o mantener relaciones sexuales no seguras, que derivan en embarazos no deseados o enfermedades trasmisibles.
Reconocer y hacer conocer los peligros relacionados al consumo de alcohol, es comenzar a comprender cual es la amenaza y como se debe actuar para no ser vulnerables

Intoxicación alcohólica aguda

Se produce por el consumo de bebidas alcohólicas en cantidades superiores a la tolerancia que posee cada organismo, pudiendo ir de una leve desinhibición y euforia, hasta cuadros graves, con depresión del estado de conciencia, coma, hipotermia y dificultad para respirar, que en casos severos puede terminar en muerte.

Todas las personas pueden padecer una intoxicación alcohólica aguda, pero los menores de 21 años, dada su natural inmadurez psicológica y física, son más vulnerables a sus efectos, puesto que su cerebro todavía está en desarrollo. Esta situación tan particular, es la que potencia al alcohol para generar cambios funcionales y estructurales irreversibles a nivel cerebral, que afectarán de manera directa los procesos de memoria y aprendizaje, entre otros, producto del daño que ocasiona según edad y patrón de consumo.

alcohol, alcohol en la juventud, eci emergencias medicas mendoza, eci emergencias, ambulancias mendoza

Efectos del alcohol según la graduación alcohólica en sangre

Alcoholemia Efectos
0,10 g/L sangre Aumenta la autoconfianza, sobreestimación de las propias capacidades.
0,20 g/L sangre Subestimación de la velocidad, falsa apreciación de las distancias.
0,30 g/L sangre Disminución de la capacidad de reacción, coordinación y atención.
0,50 g/L sangre Disminución de reflejos, incremento del tiempo de reacción.
0,80 g/L sangre Perturbación del comportamiento.
1,20 g/L sangre Fuerte fatiga y estrechamiento del campo visual (visión túnel).
1,50 g/L sangre Embriaguez notoria.

¿Cómo actuar ante una intoxicación alcohólica aguada?


1.- Si el intoxicado está consciente:
 Aflojar la ropa, mientras se lo disponerlo en un lugar cómodo y tranquilo.
 En lo posible acostar con el cuerpo y la cabeza de lado (Posición Lateral de Seguridad), para evitar una eventual broncoaspiración, en caso de vómito.
 Prevenir la hipotermia, abrigue al intoxicado.
 Prevenir la hipoglucemia, suministre líquidos azucarados, si el intoxicado está consciente y puede tragar, de por vía oral (jugos dulces o gaseosas no diet).
 No dejar solo al intoxicado, permanecer a un costado del mismo, atento a su estado general y presencia de vómitos.
 Si presenta excitación psicomotriz, que motiva autoagresión o a su entorno, llame de inmediato al sistema de emergencias médicas, para asistencia y tratamiento profesional.

2.- Si el intoxicado no está consciente:

 Si no responde o reacciona a ningún estímulo, llame de inmediato al servicio de emergencias médicas.
 Mantener al intoxicado en un lugar cómodo y tranquilo, acostado en posición lateral de seguridad, con la cabeza de lado y abrigado hasta la llegada del equipo médico.
 Aflojar ropas y mantener la vía aérea libre de cuerpos extraños, (restos de vómito, etc.).

3.- Qué no hacer:

 Si está inconsciente, no suministre nada por boca.

 Nunca de café u líquidos con sal, a un intoxicado.

 No induzca el vómito, (si vomita espontáneamente, respételo y evite la broncoaspiración).

¿Cómo brindar ayuda ante un consumo abusivo del alcohol?
 Favorecer el diálogo y enfrentar abiertamente el tema.
 Lograr un clima de confianza para que la persona pueda explayarse, sin generar comportamientos hostiles, actitudes persecutorias o de estigmatización.
 Brindar apoyo y contención.
 Evaluar en qué situación de consumo se encuentra: si abusó una vez, cada cuánto lo hace y en qué momentos.
 Tratar de comprender qué función cumple el alcohol en su vida, cuáles son sus expectativas (estimularse, tranquilizarse, experimentar, desinhibirse, ser aceptado, evitar frustraciones).
 Orientar para encontrar métodos alternativos, con apoyo especializado, para conseguir esas metas en caso de que el adolescente haya podido explayarse en lo que a su problema se refiere.
 Reconozca y haga reconocer, a los jóvenes, el peligro que acompaña la ingesta de alcohol y su abuso. Esta es la mejor prevención.

Si estás embarazada

Durante el embarazo Nada de alcohol

Durante todo el embarazo, no existe un nivel de consumo seguro de alcohol, no sólo para los defectos congénitos (malformaciones) y riesgo de muerte súbita del lactante, asociado. Sino también para sus efectos a largo plazo en el niño, como trastornos cognitivos (del lenguaje y de la memoria, de las habilidades matemáticas y lingüísticas, de las funciones ejecutivas y conductuales), disminución del cociente intelectual, déficit atencional con o sin hiperactividad de la infancia, alteraciones del desarrollo psicomotor y neurológico.

La exposición prenatal al alcohol constituye la tercera causa de retardo mental en el mundo


Autor: Prof. Mg. Aldo Sergio Saracco, médico toxicólogo
Experto Universitario y Máster en Toxicología, Univ. de Sevilla.
Jefe Departamento Toxicología, Ministerio Salud – Mendoza
Titular Cátedra Toxicología, FCM – UM.

adminEl Alcoholismo en los jóvenes: el drama del alcohol a temprana edad